Informativo Semanal 27-abr-2015

Posted by:

Esta semana en Reflexiones: Cerrando un recorrido nostálgico por lagos y rincones sureños, concluyendo un tema ya iniciadoimage_aux10

cabe_principal_new-2

image_aux10

texto_editor_350

Como adelanté en el último Informativo (E) del 16 de Febrero, siempre quedó una puerta abierta a alguna comunicación amplia; en ese contexto, les comparto con mucho afecto algo más sobre andanzas que hemos tenido estos días en que muere el verano y nace el otoño (al menos en el calendario) por varios de nuestros lagos del sur, como una deferencia quienes leían los informativos y los disfrutaban.

En Adjunto de esta versión (E), La EU en la vida real, emocionante nota – testimonio de Guillermina y Jimena, luego una auténtica maravilla que nos envía Gustavo, quién señalaLas fotos, espectaculares, parece ser una buena manera de también expandir la conciencia”… De acuerdo; juzgue Ud., y finalmente, una gentil nota de María Soledad, periodista y alumna nuestra radicada en Iquique.

 

Lunes 27 de Abril 2015

cabe_reflexiones

Cerrando un recorrido nostálgico  

por lagos y rincones sureños, concluyendo un tema ya iniciado

 

Le contaba que hace mil años, con un amigo y compañero de entonces, hicimos una práctica de vacaciones como estudiantes de Medicina, en el hospital de Panguipulli.  Y más de mil años hace que conocí Pucón y Villarrica. Largas, largas historias, no sé si algún día…Por increíble que parezca, nunca volví, nunca quise volver esos a esos lugares. Ahora, tiempos de recopilaciones y cierres de ciclos, regresé finalmente. Sobre este recorrido nostálgico, recuerdos suscitados y las vivencias presentes he compartido algunas viñetas. Cierro ahora.

Las rondas médicas, un incendio de bosques. Algo les conté antes sobre esas rondas de antaño. Cuidadosamente programadas con mucha antelación, se efectuaban aún con condiciones atmosféricas a veces adversas (era otro clima el de entonces). Eran memorables.  Abordar el Enco, con médico, practicante, baúl de insumos médicos y hasta cocaví preparado por las monjas. Nos esperaba en cada mini-puerto del lago el auxiliar residente que nos conducía a la somera aunque eficiente posta rural de la época (vi que aún algunas sobreviven ahora). En la posta, decenas de pacientes de todas las edades y todas las patologías  venidos de los más recónditos lugares, muchos tras largas caminatas, algunos a caballo, esperaban la rudimentaria atención que podíamos entregar con una fe conmovedora. (¡oh tempora, oh mores!).  En una de las  rondas por tierra, -que también las había- nos sorprendió uno de los mayores incendios forestales que se tenga memoria en la zona. Sinaviso alguno, así, de improviso. Una verdadera pared de fuego se nos abalanzó desde atrás y desde la derecha. El aterrado chofer con el acelerador a  fondo por el pésimo camino y el fuego literalmente pisándonos la talones. Vi, con mis propios ojos como  chispas o pequeñas ramas encendidas eran llevadas por al viento hasta el otro lado del camino, que en minutos  fue otra pared de fuego, a la izquierda ahora,  y detrás nuestro las llamas se unían arriba, dejando sólo un esbozo de túnel infernal en lo que era el camino. Ignoro cuánto duró esta frenética huida. Sólo sé que la sentí eterna, con un calor de boca de horno, no parecido a nada, y un terror inolvidable, hasta que logramos llegar a áreas despejadas, ayudados por los veleidosos cambios del viento.

Ahora, un poco más al norte, más 11.000 hectáreas quemadas. Un homenaje a la distancia a los sacrificados brigadistas que combatieron el incendio.

Amistades de entonces: la llegada de estos dos estudiantes de medicina UC, caballeritos y hasta  de buen aspecto entonces (claro, poco queda ya eso, obvio), fue un relativo acontecimiento en el pueblo.  Y en fundos de los alrededores.  Una camioneta de uno de los fundos nos esperaba cada tarde al final de nuestra jornada para llevarnos a un bello fundo de colonos franceses, donde cenábamos a diario luego de jugar los inocentísimos juegos de salón de entonces con Maite, la hija de los dueños y sus amigas, todas estudiantes de Santiago, amistades que continuaron hasta varios años después.  Hace poco me enteré por el diario del fallecimiento de Maite. Ignoro de qué. A veces íbamos todos a otros  fundos. Vida liviana e ingenua pero gratísima. Con un algo de “lo que el viento se llevó” antes de la guerra de secesión americana. Aquí, antes de la UP, el golpe y todo lo que sabemos. Por cierto, cero conciencia social… y… so what?. También algunas  familias destacadas del pueblo nos invitaban. Recuerdo particularmente una, con un caserón inmenso de madera junto al lago. Traté de ubicar esa casa, pero fue imposible. Está todo tan cambiado… o tal vez simplemente ya no existe.  La iglesia, igual a entonces, pero la plaza  frente a ella, horrible y flaqueada por dos enormes colegios, apología a la fealdad.

La casa esa quedaba cerca, según recuerdo. A mi compañero no le gustaba visitarlos pues los encontraba “pueblerinos”. Las hijas estudiaban en Valdivia. Vea Ud.

Un momento tenso: en alguna de las visitas al fundo de los franceses, invitamos a uno de los médicos del hospital. Recién recibido, tendría 3 ó 4 años más que nosotros. Tipo simpático y conversador, era hijo de un oficial alemán que peleó en la 2° guerra mundial antes de radicarse en Chile. Todo estuvo muy bien  hasta la cena, en la que probablemente influido por el buen vino que la acompañaba, nuestro invitado detectó  en una pared un cuadro del Arco de Triunfo de Paris, en la célebre Etoile.Emocionado, se puso relatar en voz alta la gloria de las tropas alemanas en Paris desfilando bajo ese arco. Hasta entonó brevemente alguna marcha militar germana. Los dueños de casa, educadísimos, intentaban cambiar de tema. Nosotros “trágame tierra”.  No logro recordar en qué terminó la bochornosa escena, sólo tengo claro que nuestro amigo médico no volvió a ser invitado a esas memorables tertulias, que culminaban siempre con conversación amena, una espectacular comida francesa y vinos generosos.  Ahora él es un añoso gineco-pbstetra en Santiago, lamentablemente con serios problemas de salud. Me lo suelo topar en reuniones de la especialidad, y es un agrado constatar cómo seguimos manteniendo gratos y profundos lazos de afecto y una sutil complicidad, aunque nunca hemos vuelto a tocar el tema de esa comida.

Epifanía de luciérnagas: Le contaba  que el hospital quedaba (y queda) en medio de un bosque, en las afueras del pueblo. En alguna de mis visitas al caserón de madera, se me hizo tarde. Regresar solo a pie cruzando el bosque me producía cierta aprensión. No sé a qué. A la oscuridad, a lo desconocido, a la soledad, a “los aparecidos”. No sé. A medida que las luces del pueblo iban quedando atrás hasta perderse en un recodo del camino, mientras la oscuridad me envolvía  hasta no poder ver dónde pisaba, mientras me iba internando en el bosque, la aprensión iba in crescendo, atenazado entre el deseo incontenible de apurar el paso y el temor a tropezar, caerme, que alguna rama me “sacara un ojo” o  a golpearme con algún árbol. Un pájaro nocturno me sobresaltó con un inesperado chillido. Entonces sucedió lo increíble, lo inenarrable: de la nada apareció un verdadero enjambre de luciérnagas. No había visto algo así ni lo he vuelto a ver. Cientos, miles de lucecitas mágicas plenas de vida y movimiento, ¿pequeñas hadas del bosque?, ¿angelitos?, ¿almas errantes’, ¿duendes?.  Revoloteando amistosamente a mi alrededor me fueron acompañando. Me detuve un instante para  sentir, gozar, vivenciar el momento con toda su magia.  Sentí un sensación de unión con el todo, con el universo, con el creador, con lo trascendente, con la profunda percepción que todo estaba, era perfecto, que siempre es y ha sido perfecto aunque la mayor parte del tiempo no lo percibamos. Es evidente que me faltan palabras para describir el momento, que por lo demás nunca había relatado hasta ahora. Nunca, nunca más, ni con todos mis años de meditación y silencio he vuelto a sentir lo de ese momento inolvidable. Un simple momento así puede bastar para dar sentido a toda una vida.

Un local acogedor y un plato contundente de nombre intrincado. “Niños educados a la antigua”: Volviendo al presente, debo señalar que en general en el  viaje cominos rico. Memorable el sándwich de mechada de Villarrica. Un turista brasileño de una mesa aledaña le pidió por señas al mozo “uno igual a ese”. Y lo disfrutó tanto como nosotros.  Una mención especial a un local muy acogedor de la calle principal de Panguipulli, con un schop excelente, algo muy difícil de conseguir en los pueblos. Casi imposible. El “plato de la casa”,  de intrincado nombre mapuche que naturalmente no retuve, buenísimo y contundente: lomo con palta, tomate, abundante queso derretido, huevo frito y papas fritas, todo en una fuente. Gigante y delicioso.

En la mesa del lado un chileno, con esposa e hijos gringos: sin duda radicado a allá y en plan de mostrarle sus tierras a la familia. El hablaba castellano- chileno sin acento. Ellos, sólo inglés. Los niños, tres entre unos 6 a unos 11 años. Seguros, tranquilos, desenvueltos y educadísimos. Un real agrado. Algo casi imposible de ver actualmente en los niños chilenos, cada vez más mal educados, groseros e invasivos.

De Panguipulli al Riñihue: Camino largo, feuchón y solitario. Feuchón al menos comparado con los otros que recorrimos. El Riñihue, detenido en el tiempo, sin la vitalidad pujante de los otros lagos. Un  pequeño y adormecido pueblo llamado igualmente Riñihue, como una apología al menor esfuerzo. Un modesto retén, cerrado y con su carabinero residente inubicable. Necesitábamos pedirle  baño.  “Debe estar durmiendo” me dijo el dueño de uno de los dos mini-supermercados del mísero pueblo que por lo demás se negó a prestarnos baño. Bueno, se agradece la soledad del camino a poco alejarnos del pueblo.

Los Lagos, Loncoche, Freire: pueblos desangelados, con aire casi agónico, sin gracia alguna, me pareció. Luego Temuco, grande, pujante lleno de vida con su chispeante y entretenido mercado Alojamos en el excelente hotel Frontera, para cerrar este viaje de recuerdos, reencuentros, descubrimientos, silencio y soledad. Al día siguiente, devolver el auto y abordar el avión de regreso a la prosaica vida diaria santiaguina.

Colofón: Dejaremos al plañidero y tétrico D. Domingo Gómez Rojas citado en los Informativos anteriores e iremos al mucho más antiguo D. Jorge Manríquez, que nos decía “Cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte, tan callando” y agregaba “…cómo a nuestro parecer, cualquiera tiempo pasado fue mejor”, pero con un comentario: no, pues Dn. Jorge, no tan así. Se pasa la vida y se viene la muerte, tan callando, cierto. Pero de dulce y agraz el pasado, de dulce y agraz el presente, como la vida misma. Ahora que sumando y restando, con todo, me quedo con el presente.

***

(*) La mala educación de los niños chilenos no es un fenómeno mundial, como pudiera pensarse. Basta ver niños europeos o americanos wasp para notar la diferencia. En Chile se da en todas las clases sociales pero especialmente en los hijos de la debutante generación “de  primera”. (Na´que ver con la “primera” de los trenes que le conté hace un tiempo; eso ha quedado muy atrás…). Aquí se trata de la primera generación con auto, primera generación en la universidad, primera generación en hacer turismo interno. De esos casos vimos, hemos visto, para dar y regalar. Horripilante. Sin duda es destacable el esfuerzo personal y social que ha significado ese increíble progreso de tanta gente en tan poco tiempo. Claro que nada es gratis y la  educación es algo mucho más sutil y difícil de lograr que un título universitario o la superación de la pobreza. Tema inquietante y complejo.

***

image_aux10

cabe_a-lo-nuestro

Cursos, Meditación Global Diaria y Meditación Semanal:

Meditación Global Diaria :

Les recordamos la meditación global que L. Theresa conduce diariamente a las 07.40, hora chilena. Para conectarse, sólo necesitan entrar a http://www.universalenergy.tv/

image_aux10

***

image_aux10

Abril :

Curso N. II : Dado el martes 14

***

Mayo :

Curso N. I - Fundamental : Programado para jueves 07 y martes 12 de Mayo, como siempre, en Barcelona 2116- piso 13°.

Cursos mas avanzados se programaran en principio cuando personas interesadas lo soliciten. Probablemente pasaremos de la “oferta” a la “demanda”, usando el lenguaje en boga.

***

¡Les recordamos! : Están tod@s cordialmente invitad@s a asistir (sin costo) a los cursos que demos de los niveles que ya hayan cursado. Las veces que deseen y serán siempre muy bienvenid@s.

Por favor, inviten a sus familiares, amigos y conocidos que Uds. estimen estén a tiempo de iniciarse ahora en el fascinante camino de la EU a integrarse a nuestros cursos Fundamentales. 

En general todos los cursos del 2015 en Santiago serán 1º jueves y 2º martes de cada mes, en Barcelona 2116-13º piso, torre Integramédica, de 18.30 a 21.00 hrs. Los Cursos Fundamentales (N. I), mes por medio,. Otros niveles se irán dando en los restantes meses, aunque lo iremos informando y recordando oportunamente por este Informativo.  

Un saludo cariñoso

AEU

 

 cabe_notas-de-cierre

image_aux10

Si desea comunicarse con nosotros, por favor hacerlo escribiendo a aeu.chile@gmail.com, pero NO USAR “RESPONDER” a este Informativo o a otras comunicaciones genéricas que enviemos, pues es muy posible que sus aportes o inquietudes no sean leídos dado que aparecen como “rebotes” y el sistema los aglutina.

Contacto con Secretaría: Por favor, la comunicación con nosotros exclusivamente vía mail (aeu.chile@gmail.com ).

image_aux10

Saludos afectuosos,

AEU

 

 

 

 

 


 

ADJUNTOS 

 

1) La EU en la vida real (de Guillermina y Jimena)

Estimados(as):

Quisiera compartir con ustedes este correo recibido de parte de mí Jefa Jimena, porque en ambos casos yo les he solicitado energía y ustedes me han  apoyado y acompañando en cada solicitud que he realizado.

Muchas gracias, Dios los bendiga

Guillermina

—-

De: Jimena
Para: Guillermina
Asunto: Agradecimientos

Estimada Guillermina, quisiera darte a ti y a la academia las infinitas gracias por acompañarme en dos procesos muy tristes pero lleno de esperanzas y que fue en primer lugar la enfermedad de mi amigo Juan  y también la de mi padre.

Mi amigo Juan tenía una probabilidad de vida de un 60% antes que comenzara sus sesiones de quimioterapia, ya que lo aquejaba  un cáncer de colon. La idea de la quimioterapia, que fueron 12 sesiones, era que sus ganglios infectados pudieran no generar mayor metástasis tanto en los pulmones como en el hígado y aumentar las probabilidades de vida. Con todo se esperaba como máximo una probabilidad de vida de 5 años.

Ayer después de unos exámenes mi amigo Juan pudo comprobar que no tiene metástasis en su cuerpo y le han determinado como un cuerpo sano. Solo me queda dar las infinitas gracias a Dios y a todos los que intercedieron para que él escuchara nuestros rezos y suplicas. Hoy tenemos Juanito para rato.

También la recuperación milagrosa de mi padre diabético, que fue amputado del primer dedo del pie más un poco de planta. Fueron 3 largos meses de recuperación pero hace una semana y media que mi papá ya volvió a caminar y su herida se sanó sin generar mayores complicaciones. Él es un hombre feliz y nos ha dado la mayor alegría.

Por favor envíales mis agradecimientos y estos testimonios que son sólo obra de Dios a la academia.

Una abrazo inmenso y gracias por tu intervención y a todos los de la academia que intervinieron y oraron por Juanito y mi Papá Fernando.

Saludos

Jimena

   

2)  FABULOSO, enviado por Gustavo

 

De: Gustavo

Para: Energía Universal

CC: Pedro

Asunto: FW: FABULOSO

 

Estimados amigos:

Les envío esta maravilla por si desean incluirla en algún futuro Informativo. Las fotos, espectaculares, parece ser una buena manera de también expandir la conciencia.

Atentos saludos.

Gustavo. 

 

Pinche aqui

Un poco de  astronomia

 

3)  De María Soledad

De: maria soledad Fecha: 12 de abril de 2015, 19:47

Asunto: Que vuelvan los informativos

Para: Pedro <aeu.chile@gmail.com>

 

ESTIMADO PEDRO:

                                  SALUDO ATENTAMENTE, Y MEDIANTE ESTE CORREO SOLICITARLE QUE HAGA UN ESFUERSO Y SIGA ENVIANDONOS LOS INFORMATIVOS SEMANALES.

 

SON MUY BUENOS Y ORIENTADORES. APRENDÍ MUCHO DE CULTURA GENERAL Y DE LAS RELIGIONES, CON ELLOS.

 

ESPERO QUE AHORA QUE ESTAMOS PASANDO POR UNA GRAN TIBULACIÓN ETICA Y MORAL, TENGAMOS SUS ESCRITOS ORIENTADORES.

 

SALUDOS Y ESPERO RECIBA MI SUGERENCIA EN FORMA POSITIVA.

 

MARIA SOLEDAD

PERIODISTA

ALUMNA DEL PRIMER CURSO

AHORA VIVO EN IQUIQUE

 

***

Gracias querida M. Soledad por tus alentadoras palabras.  Como ha ocurrido últimamente y comenté en su ocasión, ocasionalmente, cuando sienta oportuno compartir alunas vivencias, lo haré con mucho agrado.

Un saludo afectuoso

Pedro

 

***

0